Nuestra Historia

1950 / La historia de Urzante, es la historia de una familia que allá por 1950 comenzó sus andaduras en el comercio de aceite de oliva que se llevaba en la época, con una tradición olivarera popular muy arraigada en los pueblos de la comarca, cercanos a las riberas de los ríos Ebro y Queiles.

1970 / Desde el inicio, su actividad ha consistido en el envasado y comercialización de aceites alimenticios. Poco a poco se han ido incorporando cada vez más profesionales a su lado con el fin de poder ofrecer a los clientes una mayor variedad de aceites, más calidad en sus productos y un mejor servicio.

1985 / La marca Aceites Urzante, nombre por el cual se conoce hoy en día a la empresa, fue creada en Junio de 1985. En ese momento se patentó además la primera imagen de su logotipo por el que también se les identifica.

1990 / A principios de los 90 se creó un laboratorio interno, permitiendo hacer cata y análisis físico-químicos de cada aceite al instante, y poder tener el producto controlado desde que la oliva crece en el campo hasta que el aceite llega a cada hogar. Estaríamos hablando de una exhaustiva trazabilidad en beneficio de la máxima calidad en los productos, hecho que les distinguiría además del resto de envasadores tras la fuerte crisis que acababa de atravesar el sector.

1995 / A mediados de los años 90 se acomete una fuerte inversión en tecnología: Máquinas de última generación que permiten envasar bajo atmósfera protectora y sistemas automáticos de envasado y embalaje que permiten ofrecer envases de mayor comodidad para el consumidor y en muchos más formatos.

2001 / Urzante consigue la certificación ISO 900, reconocida mundialmente y que asegura que el sistema de calidad de una organización, ya sea grande o pequeña, es el adecuado.

2006 / Urzante, en pleno proceso de expansión, decidió que había llegado el momento de dar un paso más si querían seguir creciendo, y fue entonces cuando se inició el estudio de traslado a la Ciudad Agroalimentaria de Tudela CAT.

-Consigue con la más alta calificación el certificado británico BRC, certificado de calidad más exigente a nivel de Industria alimentaria. Garantiza que la fábrica de producción está en cumplimiento con todas las regulaciones en cuanto a la cadena británica de alimentos.

-Y consigue con la más alta calificación también el certificado europeo IFS, utilizado sobre todo en Francia y Alemania, certificado de calidad más exigente a nivel de Industria alimentaria. Garantiza al cliente internacional que la seguridad de los productos sea exacta, y que cada botella pueda ser trazada para obtener toda la información sobre materias primas, fecha de producción y calidad.

Instalaciones de la sede de Urzante S.L. en Tudela (Navarra)

Instalaciones de la sede de Urzante S.L. en Tudela (Navarra)

2009 / Urzante que está volcado desde sus orígenes con el máximo respeto al medio ambiente consigue el certificado de producto procedente 100% de cultivo ecológico por parte del CPAEN (Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra). Tras pasar los cánones de control y una estricta normativa de calidad por parte de este organismo empieza a comercializar Aceite de Oliva Virgen Extra 100% Ecológico, bajo su marca La Presa Romana.

2010 / A principios de 2010 se hace efectivo el traslado total a la Ciudad Agroalimentaria de Tudela, CAT. Desde ahí seguirían con su tradicional producción de aceites pero pudiendo estar completamente al día en conocimientos y técnicas de vanguardia:

  • Infraestructura para llevar a cabo las labores del Dpto. de I+D+I
    Proyectos de innovación y formación
    Optimización de la eficiencia energética
    Sostenibilidad medioambiental, tras convertir los subproductos en biomasa natural

2013 / Urzante se ha asociado al CNTA (Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria), entidad creada con el objetivo de contribuir al desarrollo e innovación de las empresas alimentarias. Esto le permite evolucionar conforme a las exigencias del entorno y demandas del mercado agroalimentario y conseguir cubrir cualquier necesidad tecnológica.

Han sido muchos años de esfuerzo y dedicación, pero su pasión por el trabajo ha derivado en el éxito de la empresa, que ha sabido adecuarse a las exigencias de los tiempos y a las tendencias del mercado.
Se puede afirmar por tanto que de aquella primera empresa a la actual ha cambiado todo o, mejor dicho, casi todo. El sabor tradicional del auténtico aceite de oliva sigue siendo el mismo de siempre, eso es inalterable.